LA DOBLE DIMENSIÓN DE LOS TRIBUNALES